EL MUNDO Uruguay - Noticias Globales y de Uruguay EL MUNDO Uruguay - Noticias Globales y de Uruguay

Los sacrificios humanos detrás del cambio climático

Necesariamente, si queremos salvarnos como humanidad, necesitamos discutir otro modo de producción que no implique una aceleración tan drástica y constante para sostener la ganancia de los grandes magnates. En lugar de eso, necesitamos enfocarnos en productos más duraderos y en el desarrollo de tecnologías que permitan reducir la frecuencia de consumo, generando así fuentes de trabajo.

Opinión 21 de marzo de 2023 Felipe Terán Gezn
pxclimateaction-g78785fa4c_1280

Cuando nos enfrentamos al cambio climático, generalmente consideramos a la humanidad como la causa del mismo, sin embargo, detrás de este problema se encuentran modelos económicos, modos de producción, ideologías y formas de vida que nos han llevado al desastre. Hablar de la humanidad como una totalidad es como hablar de la nada misma, ya que implica incluir a todos y a nadie al mismo tiempo. En este contexto, es necesario precisar algunos elementos. ¿Por qué razón nuestros países del sur pretendemos sacrificar a seres humanos en pro del capitalismo?

Últimamente, en el mundo han surgido varias tendencias que pretenden ser "innovadoras" para enfrentar el cambio climático. Por ejemplo, el vegetarianismo, la transición energética, la disminución del uso de automóviles y aviones, así como medidas restrictivas hacia los seres humanos para "salvar al planeta". Sin embargo, estas tendencias son en su totalidad hipócritas. La transición energética puede generar daños ecológicos en el sur global, y cambiar nuestros modos de alimentación no reducirá los problemas climáticos. Además, creer que las salidas individuales pueden cambiar el mundo son una distopía que no tiene sentido.

Desarrollemos nuestro argumento, en América Latina, se pretende extraer litio, lo que generará grandes sequías en las que los pueblos y comunidades cercanas a los salares serán las primeras víctimas en sacrificar para que los europeos tengan aire limpio. Así mismo, la transición energética llegará tarde a esta región. Esto se puede demostrar en países como Chile y Argentina, donde las empresas mineras han declarado que utilizan 2.2 millones de litros de agua para extraer una tonelada de litio, lo que es absolutamente irracional. Además, en el continente hay una tendencia a los monocultivos, como los árboles de eucalipto, las plantaciones de soja, entre otros. Por ejemplo, las plantaciones de eucaliptos están generando sequías que afectan directamente a los pequeños productores, ganados, quintas, por ende a la vida concreta de las personas que viven en el campo. 

Hay una falsa conciencia de creer que si dejamos de comer carne, salvaremos el planeta, o si dejamos de consumir vehículos a combustión, también lo salvaremos. Sin embargo, es una actitud hipócrita mientras continuamos consumiendo productos que provienen de la tala de árboles de eucalipto, pasta de celulosa y almidón de soja. 

Como bien sabemos, hoy en día los países desarrollados e industrializados son los que monopolizan la producción. Las grandes empresas de tecnología y otros productos masivos buscan permanentemente incrementar sus ventas, lo que necesariamente significa un aumento en la producción. En términos del cambio climático, esto tiene un verdadero impacto en el clima, sin embargo, el activismo se concentra en regular las libertades del ser humano antes que regular el mercado. Parece una distopía, ya que implica salvar el capital a costa de sacrificar la vida humana.

Pongamos algunos ejemplos: para producir celulares se necesitan tierras raras, altamente contaminantes al extraerlas; del mismo modo, podemos hablar del litio, que genera sequías en el sur global para sostener una nueva generación de autos eléctricos. Del mismo modo, los monocultivos de eucalipto están atentando contra la vida de pequeños productores para producir más pasta de celulosa, que se convertirá en papel para las burocracias de América y del mundo. En los tres casos, sacrificamos seres humanos y con ello queremos salvar el modo de producción capitalista.

Todo esto está muy vinculado a la emergencia del mundo posmoderno, que ha generado un lenguaje para justificar lo injustificable. Por ejemplo, echándole la culpa a la humanidad de la crisis climática, sin tener en cuenta que es un efecto de los últimos cien años de desarrollo capitalista. En ello no se ataca directamente a las causas, el sistema capitalista. Ser vegetariano puede ser un placebo en la conciencia, pero si seguimos consumiendo celulares al mismo ritmo frenético, papel, tecnología en general, soja, entre otros, solamente estamos salvando conciencias individuales mientras el mundo se destruye.

Como bien sabemos, hoy en día los países desarrollados e industrializados son los que monopolizan la producción. Las grandes empresas de tecnología y otros productos masivos buscan permanentemente incrementar sus ventas, lo que necesariamente significa un aumento en la producción. En términos del cambio climático, esto tiene un verdadero impacto, sin embargo, el activismo se concentra en regular las libertades del ser humano antes que regular el mercado. Parece una distopía, ya que implica salvar el capital a costa de sacrificar la vida humana.

Necesariamente, si queremos salvarnos como humanidad, necesitamos discutir otro modo de producción que no implique una aceleración tan drástica y constante para sostener la ganancia de los grandes magnates. En lugar de eso, necesitamos enfocarnos en productos más duraderos y en el desarrollo de tecnologías que permitan reducir la frecuencia de consumo, generando así fuentes de trabajo. Las soluciones que implican limitar la libertad del individuo para salvar al clima solo son productos del autoritarismo globalista que ya nos ha llevado al desastre y que nos encamina hacia la muerte colectiva. Por lo tanto, no podemos centrarnos en salvar al capital por encima del ser humano y la naturaleza. En lugar de eso, debemos salvar al ser humano y a la pachamama antes que al capitalismo.

 

Te puede interesar

game-gacdc84b46_1280

Jaque a la izquierda política latinoamericana

Mauricio Ochoa Urioste
Opinión 26 de marzo de 2023

Resta saber si aquello que denominamos izquierda política latinoamericana, no es más que un canto de sirena, o como dije, una simple obra del pensamiento coyuntural, tras el que se esconden emblemas autoritarios, o simple y llanamente un odio visceral contra los Estados Unidos y otros fantasmas y elucubraciones – como el mito del buen salvaje, creador, muy lamentablemente, del etnonacionalismo de corte racista y revanchista de países como Perú o Bolivia -.

ParlamentoUy000IMGREF59135

Oposición sin límites

Julio María Sanguinetti
Opinión 08 de mayo de 2023

La oposición, que inequívocamente comanda el PIT CNT, insiste en que recurrirá a todos los medios a su alcance para derogar la ley de reforma de la seguridad social. Habla de la "democracia directa", de la que nuestra Constitución tiene, como excepción a su "democracia representativa", algunas pocas instituciones.

S94696-682x375

El tono del Frente Amplio

Julio María Sanguinetti
Opinión 24 de abril de 2023

El tono de la oposición frentista ha adquirido un nivel de tal acritud y falsedad, que resulta realmente preocupante. Reiterando la campaña contra la LUC, vuelve al mismo estilo de decir groseras inexactitudes y agraviar, hasta soezmente, a quien discrepe.

pexels-yaroslav-danylchenko-4113084

La EMI y el dióxido de cloro

Jorge Roberto Marquez Meruvia
Opinión 18 de abril de 2023

El dióxido de cloro y su uso medicinal son una muestra de nuestra sociedad y su nivel educativo. Es una situación peligrosa y negativa que debemos modificar y una muestra de la improvisación y de las salidas fáciles y rápidas de las autoridades. 

S94696-682x375

Ensayo general y programa

Julio María Sanguinetti
Opinión 28 de abril de 2023

El Intendente de Canelones, Yamandú Orsi, hombre reconocidamente moderado en sus expresiones, se ha contagiado de la iracundia del presidente del Frente Amplio y de su colega de Montevideo. Ambos Intendentes parecen mirar más hacia su interna y creen llegar por ese camino a halagar el oído de la mayoría de sus radicales.

joel-hernandez-garcia-cidh-presidente

La CIDH y la "justicia" tardía

Mauricio Ochoa Urioste
Opinión 11 de mayo de 2023

“Nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía”. Esta frase atribuida al célebre filósofo, político y pensador Séneca, aunque fue enunciada hace mucho tiempo sigue siendo de notoria actualidad. El Sistema Interamericano de Derechos Humanos no funciona. Al menos no, en cuanto las resoluciones de la Comisión y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos son muy tardías.

Lo más visto

artificial-intelligence-g104cb0823_1280

Sobre la IA y sus agoreros

Mauricio Ochoa Urioste
Opinión 22 de mayo de 2023

La Inteligencia Artificial (IA) despierta un inusitado interés en el mundo entero. Tanto es así, que diariamente los medios de comunicación difunden información relacionada, no sin menoscabar muchas veces los intereses y los derechos de una buena parte de la población del planeta.

i (13)

Brasil condena enérgicamente los insultos racistas a Vinícius Júnior y exige medidas efectivas

Redacción
Deportes 22 de mayo de 2023

En un comunicado oficial emitido por la cancillería brasileña este lunes, el Gobierno de Brasil expresó su repudio "en los más fuertes términos" hacia los insultos racistas dirigidos al jugador del Real Madrid, Vinícius Júnior, los cuales ha venido sufriendo repetidamente en España. El Gobierno brasileño exigió a las autoridades gubernamentales y del fútbol español, así como a la FIFA, que tomen medidas efectivas para abordar esta problemática.

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email